miércoles, 24 de mayo de 2017

La historia de TrangoWorld y el email que se extravió

Cuando preparo el texto para un post y me documento sobre una marca para hablar sobre ella, muchas veces contacto con la empresa para hacer alguna pregunta o recopilar más información sobre ella. Como podéis imaginar, unas veces me contestan y otras me ignoran. Yo escribo el post de todos modos con la información de la que dispongo. 



Hace algo más de un año -en marzo de 2016- contacté con TrangoWorld, una de mis marcas favoritas de ropa técnica para la montaña. Acababa de comprar unos cuantos artículos y quería escribir sobre la marca. Todos ellos estaban fabricados fuera de España, pero yo tenía el recuerdo de tener prendas de TrangoWorld fabricadas aquí, así que les escribí para preguntar. Aunque no recibí respuesta, escribí el post que podéis leer aquí.

Como la vida está llena de casualidades, hace dos semanas conocí a Diego Hidalgo -Chief Production Officer de TrangoWorld S.A.- en una reunión de trabajo que nada tenía que ver con este blog. Casualmente se acordaba de mi email y me aseguró que había escrito personalmente la respuesta, que sin embargo, yo no recibí. Me parece oportuno dejar constancia de este cruce fallido de correos electrónicos y compartir aquí la respuesta de TrangoWorld que en su día no me llegó. Ésta es:

<<Estimada Laura,

En primer lugar queríamos agradecerle su interés en TRANGOWORLD.

Respecto a su consulta, le podemos confirmar que trabajamos con empresas de confección españolas (aragonesas en algunos casos) para una parte de nuestro catálogo de productos. De la misma manera también trabajamos con numerosas empresas aragonesas y del resto de España, proveedoras tanto de materiales (tejidos, fornituras…) como de servicios. En lo referente al diseño, la práctica totalidad de los productos de nuestra colección están diseñados en España.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo.

TRANGOWORLD.>>

Además, Diego me explicó por ejemplo, la imposibilidad de fabricar prendas confeccionadas con tejido Gore-Tex, para cuya producción es necesario trabajar con maquinaria certificada por Gore-Tex y obtener previamente licencia de la marca. Pocas empresas cuentan con ella y es un tejido que no se puede comprar o producir libremente. Que una prenda lleve colgando la etiqueta Gore-Tex es un sinónimo de calidad que pocos fabricantes de ropa técnica pueden obviar puesto que el consumidor los reclama; hay otros tejidos similares, pero el nombre de la marca pesa demasiado. Gore-Tex aclara en su web que sus fabricantes asociados se encuentran en Estados Unidos, Alemania, China, Japón y Reino Unido, de manera que hoy por hoy es imposible que un artículo Gore-Tex esté fabricado en España. 

Me pareció una información interesante, en la que tal vez, cuando vas a comprar algo y te encuentras un "Made in China" no se te ocurre pensar y acabas culpando a la marca en cuestión por algo de lo que tienen  culpa más bien la globalización y los intereses de las grandes industrias. 

Me alegro mucho de haber recibido finalmente su respuesta porque, aunque TrangoWorld nunca ha dejado de ser mi marca favorita de ropa de montaña, ahora ha recuperado los puntos que perdió por el supuesto "desaire". ¡Resulta que además son gente encantadora!