jueves, 2 de junio de 2016

Calzados Victoria, una historia de amor

¿Quién no ha llevado en su infancia unas zapatillas Victoria?


Recuerdo haber tenido zapatillas de loneta Victoria desde que era bien pequeñita. Mi madre me las compraba en diferentes colores e incluso una conocida suya me customizó unas pintándolas con algún motivo infantil -creo que eran unas fresitas- a juego con una camiseta. Bueno, entonces no se utilizaba la palabra "customizar", pero todos me entendéis. Eran cómodas de llevar y fáciles de mantener: simplemente las incluía en la lavadora con el resto de la colada. El truco estaba en meter un poco de papel de periódico en el interior al ponerlas a secar para que la punta conservase la forma. ¡Me encantaban!

También tuve este tipo de zapatillas siendo adolescente, pero llegó una época en la que tener unas Converse o unas Stan Smith era lo más y con ese espíritu tan poco patriótico que solemos tener los españoles, dejé de comprar Victoria durante una larga temporada. 



El redescubrimiento


Para mí el redescubrimiento llegó el verano pasado, cuando buscaba unas zapatillas de loneta para mi hijo. Las quería con puntera de goma, porque es la parte del calzado que suele destrozar, así que tenía en mente unas Converse. Sin embargo, descubrí que Victoria tenía una versión de este tipo de zapatilla en un montón de colores, con opción de cordones o sin ellos (con goma elástica). Eran fabricadas en España y más económicas que las Converse.

Dos pares le cayeron al muchacho, en marino y en negro, la mar de sufridas, que no dejó de ponerse en todo el verano.




Esta primavera, he sido yo la que me he hecho con unas Victoria de tenis en cuero blanco con un detalle plateado iridiscente en el talón. Me encantan: son súper cómodas y, a pesar de ser blancas, se mantienen bastante más limpias de lo que pensaba. Las estoy utilizando un montón.






Una bonita historia de amor


Calzados Victoria nació hace más de un siglo -en 1915- y tiene el nombre de la mujer que amaba su fundador, Gregorio. Leer esto en su página web ha sido lo que me faltaba para que el flechazo sea total.

Las precursoras de estas zapatillas de loneta y suela vulcanizada que mi generación llevó en su infancia y adolescencia fue diseñada al final de la década de 1910. Los primeros modelos se comercializaron bajo en nombre Keds y se conocían como sneakers ("to sneak up", acercarse sin ser notado) puesto que la suela de goma permitía un caminar sigilosamente. En décadas posteriores las popularizaron estrellas del celuloide y celebrities de la talla de Paul Newman, Marilyn Monroe, Steve McQueen, James Dean o Jean Birkin.


Estamos en 2016 y este calzado práctico, cómodo y tan imperecedero como unos buenos jeans, sigue siendo tendencia. Es una suerte que podamos seguir disfrutándolas en versión 100% made in Spain. 


Información de interés:

CALZADOS NUEVO MILIENIO S.L.
Pol. Ind. Tejerias
C/ Los Huertos s/n
26500 CALAHORRA (LA RIOJA)
Telf. 941 152 910
info@calzadosvictoria.com