miércoles, 3 de septiembre de 2014

Instituto Español

Escribir este post me va a dejar un sabor agridulce, pronto veréis porqué.

Buscando nuevas marcas de productos cosméticos de fabricación nacional compré dos cremas hidratantes de Instituto Español. Las encontré en una gran superficie de la cadena Carrefour. Con ellas en casa, me puse a investigar un poco sobre la empresa y la verdad es que todo lo que leía me encantaba. Instituto Español es una empresa con capital 100% español que tiene una larga trayectoria, puesto que nació en 1903. Tanto su sede social como su centro de producción se encuentra ubicado en Andalucía –Hinojos, Huelva-. El 90% de su plantilla está compuesto por mujeres, algo que se agradece puesto que es un grupo de población que tiene estructuralmente una tasa de paro superior al de hombres.

instituto español

En su web hacen gala de su conciencia medioambiental y de su compromiso con la sostenibilidad. Según la información que facilitan, Instituto Español no testa en animales ni compra materias primas que hayan sido testadas en animales. Sus envases son reciclables y se comprometen a no realizar vertidos de residuos contaminantes en su entorno. Su proximidad al privilegiado entorno de Doñana supone sin duda un acicate en este sentido.

No es un producto difícil de encontrar, aunque no está presente en todos los supermercados, es fácil localizarlo en grandes superficies y pequeños comercios dedicados a la perfumería.

INSTITUTO ESPAÑOL ALOE

INSITITUTO ESPAÑOL - INCI ALOE

También el precio es un punto a su favor, puesto que compite sin problemas con cualquier producto de su gama fabricado por una multinacional.

En concreto los productos que adquirí fueron una Crema Extra-Hidratante de Aguacate en un envase de 400gr. (con un formato hermético reutilizable que me pareció muy práctico para guardar cosas después) y que costó 6,95 euros. La verdad es que me duró una eternidad. El otro producto fue la Loción Hidratante de Manos y Cuerpo “Aloe Vera” en un envase de 500 ml. De este envase no recuerdo el precio, pero después de buscarlo en supermercados online, lo he localizado en formato de 1250 ml. a 2,55€ (2,04€/litro).

Ambas cremas cumplen bien su función, si bien me gustó más la de aguacate, por lo untuosa. Dejan sensación de piel bien hidratada y no la encuentro reseca al poco tiempo de aplicarla como sucede con otras cremas. El olor de la de aguacate es bastante neutro, pero el de aloe vera no es demasiado agradable.

INSTITUTO ESPAÑOL AGUACATE

INCI - INSTITUTO ESPAÑOL AGUACATE

Hasta aquí, como veis, el lado "dulce” del post. Lo agrio llegó cuando me puse a revisar el INCI. En primer lugar debo decir que me molestó el tamaño microscópico de la tipografía. La letra con que está escrito el INCI es tan pequeño, que para poder analizarlo tuve que hacer una fotografía con el móvil y ampliarla en la pantalla del ordenador. Será que soy muy susceptible, pero cuando me pasa esto, siempre pienso que hay gato encerrado… Y lo hay.

En la Loción Hidratante “Aloe Vera” tuve que llegar hasta la posición nº23 del INCI para encontrar aloe barbadensis extract. Los dos productos que aparecen en primer lugar son aqua y paraffinum liquidum, esto es: petróleo.  Dos tipos de alcohol y perfume también están por delante del extracto de aloe vera y al final del INCI encontramos cuatro colorantes. Nada que ver con el aspecto tan verde del envase y las hojas de aloe que decoran su etiqueta.

Otro tanto puedo decir de la Crema Extra-Hidratante de Aguacate, en cuyo INCI, encabezado por aqua y paraffinum liquidum, encontramos alcohol, cinco tipos diferentes de parabenes y varios colorantes. El aguacate (persea gratissima) aparece en la posición decimocuarta del INCI, por detrás del perfume.

No es que yo sea una histérica de lo súper natural, pero considero poco honesto –por decirlo de manera educada- vender una crema bajo el nombre “Aloe Vera” o de “Aguacate” cuando la proporción que lleva de este principio activo es testimonial.

Como en ocasiones anteriores, pedí a la Doctora Lorena Alled Comín su opinión como médico especialista en oncología acerca de la formulación de estos productos. Esto es lo que me dijo:

<<El marketing y la poca información pueden hacer bastante daño a la hora de dejarnos convencer por un producto “natural”. En realidad, no son necesarios tantos componentes en la formulación de una crema y sin embargo, la lista de ingredientes en estos productos se hace interminable. El problema es que, actualmente existen más de 6.000 componentes químicos que están permitidos, pero no controlados. Esto significa, que en los productos aparecen agentes químicos que nos pueden causar múltiples alergias en la piel y problemas a largo plazo. Cada día surgen nuevas alergias y nuevas sustancias que las causan, con el problema añadido de que éstas se pueden manifestar semanas después del contacto con el agente que las provocó, por lo que es mucho más difícil para el consumidor detectar aquella sustancia a la que es alérgico para no volver a utilizarla.

En el INCI de estos productos por los que me preguntas  haré hincapié en los alcoholes y derivados acabados en "yl", perfumes, parabenos, urea con un añadido, derivados del fenoxietanol( acabados en yl) y el lugar que ocupa el aloe vera dentro del INCI.

Los colorantes son necesarios al igual que algunos PEGs para la emulsión de las grasas y conservación pero los que incluyen estas cremas hidratantes no son los más adecuados. Las sustancias halogenoorgánicas son potencialmente cancerígenas y aquí hay varias de ellas (acabadas en YL), sin mencionar la abundancia de parabenos en su composición, y la urea que debería ser simplemente “urea” y no con el añadido “imidazolidinyl urea”

La composición incluye también fragancias artificiales, que se consideran peligrosas porque la mayoría de ellas contienen elementos que influyen sobre el equilibrio hormonal y se encuentran bajo la lupa por ser potencialmente cancerígenas. Esto sucede cuando llegan a la piel y el sudor las descompone, permitiendo la acumulación en los tejidos de sustancias tóxicas sospechosas de generar daños genéticos e incluso, habiéndose detectado  en análisis de leche materna. Ejemplos de estas sustancias son el “acetyl hexametyl” -causa daños nerviosos y problemas en la piel-, el Tocopheryl acetate o el glyceryl sterate.

Un texto bonito, alabando cuantiosos ingredientes naturales, carece de valor, si el INCI nos muestra un nombre vegetal en último lugar, precedido por una veintena de sustancias químicas. Sólo podemos valorar la calidad de un producto, leyendo el INCI y teniendo información sobre qué sustancias son beneficiosas y cuáles perjudiciales.

Lamento, Laura, no recomendarte en absoluto estos productos, puesto que no contienen apenas nada natural, engañan al consumidor y tienen muchas sustancias nocivas para nuestra piel y nuestra salud.>>

En fin, podéis imaginar el chasco que me llevé al comprobar a través del email de la Dra. Alled que mis sospechas sobre el INCI de los productos que había comprado eran ciertas.

 

Información de interés:

Instituto Español S.A.

Polígono Industrial Las Dueñas, Parcela 1

Hinojos - Huelva 21740

institutoespanol@institutoespanol.com