miércoles, 23 de julio de 2014

Y tú, ¿trabajas en b?

Desde pequeñita siento auténtica fobia a saltarme las normas y  he tenido que oír muchas veces que soy tan “legal que parezco tonta”. Cada vez más, tengo la clara convicción de que ese tipo de comentarios lo que denota no es mi estupidez sino la laxitud de la moral de quien me lo dice.

Cuando te asomas a la prensa en los últimos años encuentras a diario noticias sobre personajes corruptos, delitos fiscales, millones de euros en paraísos fiscales… El que más y el que menos pone el grito en el cielo, por esos expolios a gran escala que hacen de nuestro país un poco más pobre (o un poco menos rico). Pero el delito sólo parece ser delito si es a gran escala. Cuando es uno mismo el que lo lleva a cabo y su montante no asciende más que a unos cientos (o miles) de euros al año, se camufla y justifica bajo mil excusas que curiosamente todo el mundo parece comprender y compartir (o cuando menos, miramos hacia otro lado y callamos).

corrupción españa

¿Conoces a gente que trabaja en b? Yo sí, a patadas. Conozco artesanos que tratan de sacar adelante su trabajo, que cotizan a la Seguridad Social y declaran el IVA correspondiente a su actividad económica. Pero también conozco artesanos cuyas creaciones son un pequeño suplemento a sus ingresos “oficiales” o un hobby y por lo tanto, aunque las venden y cobran por ello, no consideran necesario darse de alta como autónomo y pagar los impuestos correspondientes por sus transacciones. Amén del delito fiscal, los segundos hacen una competencia desleal  a los primeros. Y no están las cosas para deslealtades. Para colmo, plataformas online como blogs, marketplaces –véase Etsy, Dawanda, Artesanum…- y similares dan cobertura a esta economía sumergida (no nos de miedo llamarlo por su nombre). Porque cuando vendes tus trabajos artesanos a través de tu blog, de Etsy, de Facebook, etc también tienes que cobrar el IVA correspondiente a tus clientes y declararlo a Hacienda. Estas plataformas no exigen estar dado de alta como autónomo o empresa para registrarse y vender los productos artesanos de uno a través de ellos; les basta cobrar la comisión de lo que cada uno de sus anunciados venda y si luego ellos no cumplen la normativa fiscal… ¡que se las vean con Hacienda!

No digo que todos los vendedores que operan en estas plataformas trabajen de forma irregular; los hay que están dados de alta como autónomos o empresa y que las utilizan como un canal más de venta.

De hecho, me he puesto en contacto con una de estas plataformas, Etsy, para conocer su política al respecto. Éste ha sido el intercambio de emails que he tenido con ellos:

Miss Eco Urbanita:

<<Buenos días,

Me gustaría saber si es necesario tener CIF y domicilio social, es decir estar dado de alta como empresa, para poder vender artículos en Etsy.

¿Puedo exigir una factura con validez legal a los vendedores de Etsy?

Gracias.>>

Etsy:

<<Hola,

Gracias por ponerte en contacto con nosotros.

Para convertirse en un vendedor en Etsy, no es obligatorio estar dado de alta como empresa. Etsy solo solicita que los vendedores sigan las leyes locales en cuanto a tener un pequeño negocio de Internet. Desafortunadamente, no podemos ofrecer ningún consejo legal. Si tienes alguna pregunta con respecto a las leyes locales, por favor, ponte en contacto con un profesional cualificado.

En cuanto a tu segunda pregunta. Cada vendedor mantiene su propia tienda en Etsy donde ofrece su trabajo artístico hecho a mano, productos "Vintage" y materiales y suministros de arte y artesanía. Cada vendedor crea sus propias políticas de tienda y es responsable del inventario y envío. Antes de una compra puedes confirmar con el vendedor que pueden facilitar una factura con validez legal. Puedes contactar al vendedor a través de Etsy en el sistema de mensajería, llamada Conversaciones.

(…)

Best,
Amber
Etsy Trust & Safety
https://www.etsy.com/guidelines>>

 

etsy

¿Y si los artículos que vendes son de segunda mano, tú eres un particular y el comprador también? Pues aunque no os lo creáis, también son transacciones que deben declararse, en este caso por el comprador, dentro del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales abonando la cuota estipulada en su Comunidad Autónoma de residencia habitual. Esto es algo que nadie hace a nivel particular puesto que la mayor parte de la ciudadanía lo desconoce y  Hacienda desiste de seguir este rastro -demasiado complejo-. Una legislación absurda que nadie cumple porque es imposible hacerla cumplir y sancionar a quien no lo haga. ¿Y si la transacción se realiza a través de una plataforma online como Segunda Mano, Mil Anuncios o Ebay? Pues yo tampoco conozco a nadie que haya comprado un bolso en Ebay y haya acudido a Hacienda a presentar la autoliquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Y no hablo de importes “menores”; un bolso de Dior de segunda mano puede sobrepasar tranquilamente los 1000 euros (por esta transacción en la Comunidad Autónoma de Aragón habría que abonar a Hacienda un 4% es decir,  40 euros –he contactado con la Dirección de General de Tributos de Zaragoza para confirmar esta información y también podéis contrastarla en este link-). ¿Dónde, cómo y quién establece la frontera entre lo que es un negocio y lo que no lo es? ¿Es lo mismo vender la bicicleta estática para hacer hueco en el trastero que vender 3.000 euros en bolsos de lujo al año a través de internet?

 

DIOR SEGUNDA MANO

Puestos a rizar el rizo, desde asociaciones vinculadas a corporaciones locales se han respaldado  mercadillos organizados por particulares para la venta objetos de segunda mano de forma 100% tax free y libres de gastos, tanto para vendedores como para compradores. Me parece fantástico que desde las administraciones públicas se fomente el comercio de segunda mano como forma de consumo ecológico y responsable, pero no a costa del perjuicio a empresas que se dedican a lo mismo pero que no operan al margen de las tasas e impuestos que ellos mismos establecen. En estos mercadillos no pueden participar empresas dedicadas legalmente a la compra-venta de segunda mano; sólo particulares. ¿Competencia desleal auspiciada desde las mismas administraciones que deberían encargarse de que todos paguemos nuestros impuestos? Juzgad vosotros mismos. A mi la situación no puede parecerme más surrealista.

artesanum

Tengo noticia de primera mano de economía sumergida en sectores como la moda, la belleza y la artesanía, también agricultores que venden directamente tomates de la huerta a la nevera del consumidor sin pasar por la ventanilla de Hacienda. Me pregunto que opinarán sobre esto las tiendas de ropa, centros de estética, tiendas de objetos de decoración y fruterías que hacen su declaración trimestral de IVA, liquidan los seguros sociales de sus trabajadores...

segundamano

Una excusa típica –no carente de cierto fundamento- es que las cuotas mínimas que los autónomos deben pagar impiden que un trabajo “complementario” o “marginal” en cuanto a facturación resulte rentable. ¿Qué sentido tiene pagar 260 euros de cuota mínima cuando tu facturación mensual no llega ni siquiera a ese importe? La ley necesita ser mejorada, es cierto. Tal como está previsto estos pequeños trabajos no tienen salida empresarial y la creatividad de estas personas se perderá en lugar de poderse aprovechar. Pero os aseguro que tener una empresa legal, no siempre es 100% rentable y a veces te sientes más un voluntario de una ONG que un empresario. Pero esa no es razón para ponerte el mundo por montera y saltarte la ley. Si la carga de los impuestos estuviera más repartida, este peso sería menos penoso para los que cumplen con sus obligaciones fiscales.

chicfy

Ya lo dice el refrán: vemos la brizna en el ojo ajeno pero no vemos la viga en el propio. Toca examen de conciencia.