miércoles, 30 de abril de 2014

¡A la lavadora y punto!

¡Quién no se acuerda de ese anuncio de los años 90! (para quien no se acuerde, aquí tenéis un enlace para refrescar la memoria). 

Buscando detergente made in Spain localicé un paquete de cápsulas Puntomatic y descubrí con agrado que no aparecía el nombre de ninguna de las grandes multinacionales omnipresentes en la estanterías de la limpieza de los supermercados. De hecho, el fabricante es Persán S.A., una empresa de origen familiar ubicada en Sevilla con una larga trayectoria y que por estas fechas apuesta por la ampliación y mejora de sus instalaciones. 




Persán S.A. se fundó en 1941 y hoy es el primer fabricante de detergentes y suavizantes de España, hasta el punto de fabricar no sólo para sus propias marcas (Puntomatic, Flota, San) sino que también provee a multinacionales del sector. 



Tengo un familiar trabaja en una empesa relacionada con la fabricación de electrodomésticos y en una ocasión me aconsejó utilizar detergente líquido en la colada: se disuelve mejor a baja temperatura, deterge bien y no deja residuos en las prendas. Sin embargo, es la primera vez que utilizo el formato de "detergente líquido monodosis concentrado". Me ha gustado mucho por varias razones:

1.-  La primera, obviamente, es que la ropa queda muy limpia (y yo nunca lavo a temperatura superior a 40º). 

2.- La segunda, es que la dosificación es precisa, no pones detergente de más ni de menos; mi lavadora, que es muy lista, a veces encendía el piloto avisador de que había puesto demasiado detergente en la colada y necesitaba un segundo aclarado -gasto energético extra, contaminación extra, tiempo perdido-.

3.- El envase, es una bolsa pequeña de plástico con un cierre tipo zip. Frente a la botella, mi opinión (no cualificada, es cierto) es que la cantidad de plástico utilizado en su fabricación es menor y también su peso (lo que deduzco que abarata el transporte y también lo hace menos contaminante). Sospecho que el proceso de reciclaje de este envase es más económico y sencillo que el de una botella. 

4.- El precio está en la media entre los del mismo formato. Cada lavado con Puntomatic ronda los 0,24 euros, con Ariel cuesta 0,32 y con Bosque Verde, no llega a 0,20 céntimos el lavado (nota mental: tengo que averiguar quién lo fabrica). Creo que la botella de detergente líquido tradicional sale más económica en cuanto a euros/lavado, sin embargo, creo que las ventajas de los puntos 2 y 3, hacen interesantes las cápsulas monodosis.



El producto que yo compré promete "explosión de pefume". La verdad es que la ropa huele bien, pero yo no he notado explosiones. De todos modos, lo del aroma, es algo muy personal: lo que a unos enamora a otros les desagrada. Yo no uso suavizante ni pretendo que el perfume del detergente dure mucho en la ropa. En los armarios suelo poner ambientadores naturales (de cáscara de naranja, lavanda o tiras de Papel de Armenia), así que ya tengo el aroma que quiero en mi ropa.



Desventajas, también he encontrado:

1.- El envase contiene 12 cápsulas, así que lo he terminado en un vuelo. La próxima vez compararé dos paquetes.

2.- Al ser monodosis, cuando tengo que lavar pocas prendas (porque pienso que van a desteñir y las lavo separadamente, por ejemplo), no me sirven las cápsulas.



¿Habéis probado Puntomatic o cualquiera de las otras marcas de Persán? 

Información de interés:

PERSÁN S.A.
C/ Pino Albar, 2
41016 Sevilla 
Telf. 954 998 350
info@persan.es