martes, 4 de febrero de 2014

Natysal S.A., al Eco Infierno

También en el capítulo de cosmética me esfuerzo en buscar productos de fabricación española. Encontré una línea que me llamó la atención del laboratorio Natysal S.A., ubicado en Madrid, y me lancé a probar una crema hidratante facial y una hidratante corporal.



Teniendo los productos en casa, entré en la web de Natysal. Flores, campos de trigo, niños alegres corriendo por prados verdes... Desde el primer vistazo la empresa parece comprometida con el medio ambiente. De hecho, los productos los compré en una herboristería de mi confianza. En el apartado "Quienes somos" se presentan así:

<<Natysal es una de las compañías farmacéuticas pioneras en España en la investigación, el desarrollo, la fabricación y comercialización de productos a base de: especialidades farmacéuticas publicitarias (EFP), plantas medicinales, complementos alimenticios, suplementos nutricionales y dietéticos, y dermatología fito-farmacéutica.


Desde la fundación de los Laboratorios Natysal en el año 1980, hemos estado comprometidos con el bienestar y la salud, obteniendo así la máxima calidad, seguridad y eficacia de todos nuestros productos, cumpliendo con las exigentes normativas G.M.P. (buenas prácticas de fabricación) y G.L.P. (buenas prácticas de laboratorio), disponiendo de las últimas tecnologías, y del equipo técnico necesario para adaptarse a cualquier necesidad de nuestros clientes.>>



Con estos antecedentes estaba yo muy contenta... hasta que seguí indagando en las pestañas de su web y encontré entre sus complementos alimenticios un preparado de aceite de hígado de tiburón, que presentan con la siguiente información:


<<Aceite de Hígado de Tiburón Noruego de aguas profundas 100% puro.>>

Oooopsss!!! ¿Qué es y para qué sirve el aceite de hígado de tiburón? ¡A investigar!

Imagen tomada de www.natysal.com

Lo primero que encontré fue -of course- una reseña en Wikipedia que no sólo no me tranquilizó respecto a la falta de ética de utilizar este producto para la elaboración de cosméticos y suplementos vitamínicos sino que además me alarmó sobre las posibles consecuencias negativas en la salud humana:

<<El aceite de hígado de tiburón es obtenido en océanos profundos y fríos para servir de alimento. Este aceite ha sido utilizado por pescadores durante siglos como remedio tradicional para la salud general. Se le atribuyen propiedades curativas en el caso de heridas, inflamación, irritaciones, tanto de las vías respiratorias como del tracto digestivo. (...) La mayoría de los suplementos elaborados con aceite de hígado de tiburón no han sido probados a fin de encontrar sus interacciones con alimentos, medicinas, hierbas y otros suplementos. Aun cuando se hayan reportado efectos nocivos e interacciones, no se tienen estudios completos de éstos. (...) Se ha reportado la aparición de molestias digestivas tales como náuseas, malestar estomacal y diarrea. Algunos estudios en animales han dado a conocer que los componentes del aceite de hígado de tiburón pueden elevar los niveles de colesterol en sangre. Un estudio japonés encontró contaminación por bifeniles policloriandos y éteres de difenil polibrominado, el primero de los cuales puede tener efectos perjudiciales en humanos y un incremento del riesgo de contraer determinados tipos de cáncer.>>

Creo que la expresión "utilizado durante siglos (...) como remedio tradicional para la salud general" me alarma más que todo lo demás. Me suena al clásico y anti-evolutivo "siempre se ha hecho así". Y eso de "la salud en general"... ni la purga de Benito puede curarlo todo. 

Sigo navegando por la red y voy a parar en www.oceana.org, en la que encuentro la siguiente información:

<<El aceite de escualeno se puede obtener del hígado de los tiburones, donde se encuentra en grandes cantidades. Los tiburones de aguas profundas (los que viven en profundidades oceánicas de 300 a 1.500 metros) disponen de reservas especialmente grandes de escualeno, ya que sus hígados pueden suponer hasta un tercio del peso total del animal. La sobrepesca de estos animales ha contribuido a que se produzcan unos declives drásticos de la población de determinadas especies (...). El escualeno procedente de los tiburones tiene un sustituto disponible en el mercado que procede totalmente de origen vegetal. El escualeno se puede obtener a partir de las aeitunas, que tiene las mismas cualidades que el escualeno de origen animal y es más económico.>>

Llegada a este punto, decido consultar directamente con Laboratorios Natysal. Les escribo a través del formulario de su página web. Como pasados tres días no recibo respuesta alguna, decido insistir a través de su correo electrónico. Tampoco he obtenido respuesta.

En mi consulta les preguntaba sobre su postura respecto a la utilización del escualeno procedente de animales para usos cosméticos existiendo alternativa vegetal. Entiendo que les debió parecer capciosa (y lo era), puesto que:

- Si responden que el escualeno utilizado es de procedencia vegetal y no animal, aceptan que están realizando una publicidad engañosa.
- Si responden que el escualeno utilizado procede de tiburones de aguas profundas, existe una barrera ética difícil de justificar de cara a un cliente preocupado por la ecología.

Debo decir que los productos que compré me han encantado, pero que no volveré a comprar productos de Laboratorios Natysal en tanto no desaparezca esta referencia de su catálogo y en tanto no contesten a mi consulta. Nada aborrece más un cliente que ser ninguneado: lo sé como cliente y como comerciante.

Información de interés:

Natysal S.A.
C/ Molino 2 28880 Meco (Madrid)
info@natysal.com
918 876 055
www.natysal.com