jueves, 30 de enero de 2014

¡Qué difícil nos lo ponen!

¿Alguno de vosotros recuerda alguna campaña publicitaria del Ministerio de Medio Ambiente, de Economía, de Empleo... animando a los ciudadanos a consumir productos locales? ... Yo no. Si vosotros sí recordáis, podéis compartir en comentarios la información y refrescarme la memoria.

Cuando te empeñas en consumir local te das cuenta de que eres una panoli. La legislación es lo suficientemente ambigua y opaca como para que el consumidor no tenga forma objetiva de conocer la procedencia de aquello que consume ni de las materias primas empleadas en su fabricación. Inocentes de nosotros, nos creemos que la expresión "Hecho en España" en una etiqueta o un 84 al comienzo de un código de barras es lo único que tenemos que mirar a la hora de meter algo en la cesta de la compra.



Lo sé, el párrafo anterior suena a la clásica teoría de la conspiración y mira que me fastidia. Sin embargo, no creo que la culpa sea de las grandes corporaciones ni de los legisladores, que acaban siendo siempre retratados como malvados manipuladores, interesados y amorales a los que sólo les mueve el poder y en último término el dinero, aunque mucho de esto creo que sinceramente sí hay. Como consumidora y como votante, yo y cada uno de nosotros somos responsables, puesto que tenemos el gran poder y la enorme responsabilidad de ELEGIR y de VOTAR. Y para poder ejercer ese derecho y ese privilegio es necesario estar BIEN INFORMADO. Hay que leer etiquetas, artículos de prensa, navegar por internet, entrar en las webs de los fabricantes e invertir un montón de tiempo contrastando información para separar el grano de la paja. Si en el envoltorio de un producto no encuentras la información que necesitas para decidir, no te cortes: entra en su web, busca el formulario de contacto y envía un email. Es cierto, puede que no te contesten,  que la información que te faciliten sea insuficiente o sesgada... ¡Pues en tu mano está sacar a ese proveedor de la lista de la compra y mételo en tu lista negra particular!




El mito de que se puede identificar la procedencia de un artículo por los dígitos iniciales de un código de barras es el más extendido. El código de barras europeo es el EAN-13 (European Article Number), compuesto por 13 dígitos: 12 que identifican el producto y 1 como dígito de control. Los dos primeros dígitos, identifican el país que otorgó el código, no el país de origen del mismo. Los códigos de barras, se registran a través de asociaciones como AECOC, que puede conceder el dígito 84 -España- a empresas tanto españolas como de cualquier otra nacionalidad.  

Además, por ejemplo, una empresa de alimentación española puede importar sus materias primas de otros países, procesar y envasar en España el producto final y venderlo -dentro de la legalidad- como un producto Made in Spain. Lo mismo sucede con las prendas de ropa o el calzado: se pueden comprar los tejidos, los botones, las entretelas o incluso las prendas semi-confeccionadas a otro país, terminar de confeccionar y etiquetar la prenda como "Hecho en España" sin vulnerar la legalidad y, sin embargo, cualquiera de nosotros como consumidores vemos esta realidad como "publicidad engañosa" cuando no abiertamente como un fraude.

¿Vamos a dejarnos manipular y tomar el pelo? 

martes, 28 de enero de 2014

Mayoral

La industria textil es una de las que ha sufrido en los últimos tiempos más fuertemente los estragos de la deslocalización. Es realmente complicado encontrar prendas fabricadas en España en las perchas de nuestras tiendas. No me refiero a las grandes cadenas -que por supuesto fabrican en China, Bangladesh, India- sino también de firmas más pequeñas. Se barajan cifras que rondan los 100.000 empleos perdidos desde 2004 hasta hoy en el sector. Sin embargo, la moda española es potente y cuenta con grandes y reputados diseñadores. La relocalización, según algunos informes empieza a cobrar fuerza pero mientras que esta tendencia se convierte en un hecho consolidado, tenemos el deber y el poder como consumidores de ELEGIR. En relación con este tema, me ha parecido interesante leer el artículo publicado en El País el pasado 25 de agosto de 2013.



Buscaba alternativas de ropa infantil a los omnipresentes H&M, Zara, Benetton, C&A, Kiabi. Todas las mamás acabamos recurriendo a ellos por su estilo casual y desenfadado que se adapta bien a la vida escolar y, sobre todo, por su precio. Entre las virtudes de los niños no suele estar la de volver impolutos del colegio, es más, de vez en cuando vuelven con las rodillas asomando a través de un roto en el pantalón o con una mancha de rotulador en la camiseta. Las opciones españolas, que he probado hasta ahora ofrecen colecciones que me resultan poco prácticas: ropa que parece pensada para ir el domingo a comer a casa de los abuelos y no para el resto de la semana.



Me animé a comprar algunas prendas de la firma Mayoral y busqué información sobre la empresa. Tiene su sede central en Málaga y cuenta con más de 70 años de historia. En el dossier corporativo que hacen público en su web, podéis ver la información que facilitan sobre el grupo.



Las prendas que he comprado me han encantado. He adquirido pantalones, jerseys, calcetines... Todo ello me parece de una calidad fantástica, los tejidos son buenos, los acabados impecables y el diseño muy actual.



Los precios me han parecido bastante razonables, muy próximos a los de cualquiera de los gigantes con los que compite. Por ejemplo, unos pantalones de pana, rondan los 20 euros tanto en Zara como en Benetton, el mismo precio que los que compré en Mayoral. Un pack de 3 calcetines nos costó 7,99 euros.




Sin embargo, ninguna de las prendas que traje a casa está fabricada en España, sino en China y en Bangladesh. Mayoral publica en su web un código ético relativo a las condiciones de los trabajadores de sus fabricantes y talleres además de su compromiso de realizar inspecciones para que estas condiciones se cumplan. Me puse en contacto con el servicio de atención al consumidor de Mayoral para preguntarles dos cosas:

1.- ¿Esas inspecciones que afirman hacer a sus fabricantes y talleres corresponden a auditorías internas o externas? 

2.- ¿Fabrica Mayoral algún porcentaje de su producción en España?

Esta es su respuesta:


<<Estimada Laura,

La localización de la fabricación de nuestras prendas varía en función de las necesidades globales de cada campaña. No podemos indicarle una cantidad fija o aproximada que se realice en España o, por ende, en Europa.

Lo que sí garantizamos es el cumplimiento de las condiciones de nuestro código de conducta a todos nuestros proveedores.


Espero que esta información le sirva de ayuda. Reciba un cordial saludo.>>

Lamento decir que la respuesta no satisface mis expectativas de información y que no puedo considerar Mayoral como consumo local. Sí es cierto que entre dos empresas que fabriquen en China -por ejemplo-, elegiré siempre uno con sede en España. Por poner un ejemplo, entre vestir a mi hijo con prendas de Benetton o de Mayoral, elijo la segunda opción. Cuando menos, Mayoral paga sus impuestos en España, tiene trabajadores en España cuyos seguros sociales y nóminas se pagan en España, etc.






Información de interés

Mayoral Moda Infantil S.A.U.
CIF A29076049
LaOrotava, 118 Málaga 29006
Telf. 952 045 204
www.mayoral.com




jueves, 23 de enero de 2014

Eco Torre Fortea: de la huerta a casa

De esto va precisamente este blog: de acortar los circuitos que llevan los productos desde su lugar de cultivo o fabricación hasta la cesta de la compra del consumidor.

Eco Torre Fortea nos lo pone super fácil con su supermercado online de productos ecológicos y de proximidad. Es una empresa fundada en 2011 por dos hermanos, Alberto y Jesús, con la que mi empresa ha ido coincidiendo en diferentes eventos y colaboraciones. Siempre hemos tenido muy buen feeling con ellos por su buen hacer, su profesionalidad, sus ganas de innovar y por su puesto, por la calidad de su producto.


Eco Torre Fortea no sólo es una plataforma donde encargar "cestas de verdura" de temporada, con un precio cerrado según su peso. Además, puedes incluir en tu compra una enorme variedad de productos frescos y no perecederos, que son de producción nacional o son ecológicos -o ambas cosas a la vez-. 



Otra de sus propuestas, que me parece genial, es ofrecer caterings para empresas y particulares. Resuelven un aperitivo con amigos, una sobremesa con deliciosas pastas y tés, un lunch para una celebración familiar 100% eco...




Todo esto te lo entregan en tu domicilio en 24 horas y además te permiten elegir la hora a la que podrás recibir tu pedido. 

Eco Torre Fortea, desde mi punto de vista, lo tiene todo: proximidad, respeto y compromiso por el medio ambiente, iniciativa emprendedora... ¿Los metemos en la cesta de la compra de Miss Eco Urbanita? ¡Yo creo que sí! ;-)

Información de interés:

Eco Torre Fortea
torrefortea18@hotmail.com

martes, 21 de enero de 2014

Henna Radhe Shyam

Desde hace algún tiempo he comenzado ha teñir mi cabello con henna. Lo que me movió a probar no fue el hecho de que sea un tinte "natural" (la amanita phalloides también es muy natural... ¡y mortal!), sino que es un tinte no permanente que se va decolorando con los lavados. Aborrezco el "efecto raíz"que se produce cuando utilizas tintes permanentes y la esclavitud de tener que repetir el proceso periódicamente por obligación si quieres evitarlo.



Hay que tener en cuenta que la henna no "tiñe" propiamente, sino que da un baño de color al cabello, así que el color natural de tu pelo condiciona el resultado final. El color que consigo no es  completamente uniforme sino que puesto que el cabello tiene tono desigual (mechas naturales por la incidencia del sol o de tipo genético, canas...), el resultado final tras la aplicación de henna también mostrará esa gradación en el tono. Personalmente no veo esto como una desventaja, sino todo lo contrario, aunque supongo que hay quien prefiera buscar un tono más homogéneo en su pelo.

Adquirí en una herboristería un paquete de henna de la marca Radhe Shyam S.A. en color castaño oscuro.



Radeh Shyam S.A. es una empresa española nacida en 1983, a pesar de lo que su exótico nombre y su packaging de inspiración oriental harían pensar. Tiene su sede en El Prat de Llobregat (Barcelona), así que puedo sumarla tranquilamente a mi "campaña de consumo local". 

Otra ventaja que no hay que perder de vista es su precio. Una cajita para una aplicación viene a costar entre 2,50 y 4,00 euros dependiendo de dónde la compres. Los tintes para cabello tienen precios que oscilan aproximadamente entre los 4,00 euros (Schwarzkopf), 8,00 euros (Garnier o Loreal) o incluso los más de 20 euros de algunos tintes profesionales (Wella).



Desconozco la composición del resto de la gama de colores de esta firma, aunque sé que todos están formulados a base de extractos vegetales. El color que yo utilizo está compuesto por Indigofera Tinctoria y Lawsonia Inermis. Después de navegar, navegar y navegar por internet y de leerme algún que otro informe de la Unión Europea sobre estas sustancias, no he encontrado ninguna referencia a una posible toxicidad de las mismas, ni a nivel dérmico ni genético. Sí que he leído que en algunos de los experimentos que se han realizado para evaluar la seguridad de la Indigofera Tinctoriana, hay reacciones de picor en los ojos. Supongo que no más de lo que te provocaría un tinte de Schwarzkopf o de Llongueras si te cae accidentalmente en los ojos durante su aplicación.

Según me han informado desde Radhe Shyam, todos los componentes de sus cosméticos son de origen mineral o vegetal. No contienen componentes animales ni experimentan con ellos. Algunas de las sustancias se importan desde los países de origen, puesto que son materias exóticas que no se pueden obtener en España.



Sin embargo, la henna tiene algunos inconvenientes que no hay que perder de vista:

- El producto se presenta en forma de polvo que una vez mezclado con agua caliente adquiere la consistencia de una pasta bastante pastosa y no muy fácil de manejar. Después de varios ensayos, lo que mejor me ha funcionado es aplicarlo metida en la bañera para que lo que pueda caer a la hora de extenderlo por el cabello sea más fácil de limpiar. También es cierto que para eliminarlo de superficies esmaltadas como la bañera o el lavabo, sólo es necesario un poco de agua.

- El olor del polvo es similar al del té verde, pero cuando se mezcla con agua, se vuelve bastante intenso. No es un olor demasiado agradable y además, permanece en el cabello durante los primeros días después de la aplicación.

-Durante los primeros lavados, se pierde algo del exceso de producto aplicado y se manchan las toallas que utilizas para secarte el pelo. Sin embargo, esas manchas salen fácilmente del tejido con un lavado en lavado en lavadora convencional.

- La henna debe permanecer aplicada en el cabello durante aproximadamente dos horas, así que hay que tomárselo con calma.



Por lo demás, estoy encantada con los resultados. El color es luminoso, muy natural y el cabello gana en brillo de forma llamativa. 

Información de interés:

Rahde Shyam S.A.
C/ de l'Om 8-10 Polígono Mas Mateu
08820 El Prat de Llobregat BARCELONA
Telf. 93 379 08 58
info@radheshyam.es







jueves, 16 de enero de 2014

Comedores escolares Km.0

Cuando mi hijo trajo a casa el menú del mes de septiembre del nuevo curso escolar me quedé gratamente sorprendida por la propuesta ecológica que hace la empresa de catering que lo gestiona. 

Los menús de esta empresa me habían parecido hasta ahora bastante saludables: mucha verdura poco elaborada, legumbres, pescados, fruta en el postre cuatro veces por semana... Pero el slogan de este curso es "Alimentos cercanos para un menú más ecológico".



No puedo estar más contenta: a la programación de un menú saludable que ya era su tónica, suman ahora los principios de slow food y la comercialización de ciclo corto. Por lo que he podido averiguar, Mensa Civica está detrás de la asesoría de este proyecto que arrancó en el colegio bilingüe Juan de Lanuza el curso pasado y que se ha extendido a un montón de colegios de la ciudad.



Esto es lo que la empresa de catering explica sobre la alimentación que reciben nuestros hijos:

- Verdura procedente de la Ribera del Ebro
- Furta de temporada cultivada en Aragón (excepto variedades como el plátano o los cítricos, que no se cultivan aquí).
- Pan elaborado en Zaragoza de forma tradicional.
- Conservas vegetales de la Ribera del Ebro.
- Pasta ecológica procedente de trigo duro cultivado en el campo de Daroca.
- Lentejas ecológicas de variedad pardina.

Además de saludable y ecológico, este sistema repercute positivamente en la economía local, que hoy por hoy no es que esté para echar cohetes.



Cuando yo era pequeña era muy mala comedora (¡no como ahora!) y la comida del colegio me parecía un espanto. Cuando los profesores salían al patio a llamar a mi grupo para entrar en el comedor, me escondía con una amiga en unos aseos para saltarme la hora de la comida. Cuando llegaba a casa, estaba tan hambrienta que rebañaba los platos que cocinaba mi madre. Ella siempre decía que había aprendido a comer en el colegio... lo que no sabía era la razón. 

Espero que mi hijo se coma esta comida tan sana y no se esconda en el cuarto de baño. ;-)



Es muy interesante el reportaje que Aragón TV emitió con motivo del X Aniversario del convivium de Slow Food en Zaragoza. Os dejo el link aquí.



¿Conocéis otros colegios que hayan apostado por esta opción? ¿Qué opináis de la iniciativa? 

La empresa de la que hablo se llama Combi Catering y estos son sus datos:

COMBI CATERING - ARAGÓN
C/ Antonio Royo 14 Bajos
50014 Zaragoza
Teléfono 976 463 166 / 976 463 015
E-mail: clientescombi@comerbien.es

COMBI CATERING - CANTABRIA
Polígono La Yesera Sector 8 B8
39612 Parbayón de Piélagos - Cantabria
Teléfono 942 586 790
E-mail: ofisan@comerbien.es

Y estos son los datos de Mensa Cívica, por si necesitáis contactar con ellos:

Slow Food ZgZ
Ramón Pignatelli 36 local
50004 Zaragoza
zaragoza@mensacivica.com
Teléfono: 976 599 711

martes, 14 de enero de 2014

Punto Blanco

Tocaba equipar al peque con calcetines y ropa interior; ocasión perfecta para probar una nueva firma de fabricación nacional. Después de navegar un rato por internet, me decidí por un clásico que todos conocemos desde que éramos niños: Punto Blanco.



Puesto que permiten la opción de compra on line, opté por hacer el pedido directamente al fabricante. 

Como aspectos positivos, destacaría que la web es muy visual, clara e intuitiva, el proceso de compra sencillo y el tiempo de envío corto: un jueves por la tarde hice el pedido y el lunes siguiente por la mañana el paquete estaba en mi domicilio (el envío me llegó a través de la agencia Zeleris).



Y como aspectos negativos, que las imágenes, para mi gusto, no se amplían lo suficiente y que en la descripción de algunos productos la información es incompleta (en mi opinión engañosa). Por ejemplo, compré unos calcetines descritos como "de algodón" sin más especificaciones (por lo que pensé que serían 100% algodón) y cuando lo recibí, en el envase descubrí la composición completa: 75% algodón, 22% poliamida 3% elastano. Me gusta disponer de toda la información de antemano. 

Otra cosa que no me gustó, es que la pasarela de pago que tienen contratada no incorpora el sistema CES de compra segura (o por lo menos, a mi no me pidió el código CES). Sé que a muchos consumidores no les gusta este sistema, porque requiere conocer el código (previamente solicitado en tu entidad bancaria) y supone unos pocos clicks más a la hora de pagar. Pero ofrece garantías y seguridad en tus compras on line.



Para compras superiores a 30 euros, los gastos de envío son gratuitos, así que aproveché para meter en el pedido también alguna cosa para mí. 



Todos los productos que compré tienen un precio bastante más elevado que el de otras marcas. Dando una vuelta por las tiendas on line de algunas de ellas,  y comparando productos similares, esto es lo que he encontrado:

Calzoncillo boxer infantil

Punto Blanco 10,30 euros 93% algodón 7% elastano
Kiabi 2,99 euros (se venden en lotes de 2 unidades por 5,99 euros) 100% algodón
Zara kids 3,97 euros (se venden en lotes de 2 unidades por 7,95 euros) 93% algodón 7% elastano

Calcetines infantiles deportivos lisos

Punto Blanco 3,66 euros (se venden en packs de 3 pares a 10,98 euros) 75% algodón, 22% poliamida 3% elastano
Cóndor 4,50 euros 85% algodón 13% poliamida 2% elastano
Kiabi 0,99 euros (se venden en pack de 3 pares a 2,99 euros) 75% algodón 23% poliamida 2% elastano
Zara Kids 1,31 euros (se venden en packs de 3 pares a 3,95 euros) 80% algodón 18% poliamida 2% elastano

También es cierto, que en periodo de rebajas hacen descuentos en la web (los he encontrado con un 20% de descuento en su página). Puesto que son prendas básicas que sirven para cualquier temporada, es algo que puedes comprar en enero y en agosto ahorrándote un dinerito y apostando por productos de buena calidad y fabricación nacional. 

Los tejidos me gustan, son suaves, elásticos y ajustan bien. Veremos cómo se comportan con los lavados. Punto Blanco es una marca consolidada en el mercado, con una larga historia que comienza en 1948, lo que entiendo que debería ser una garantía de calidad. 


Punto Blanco informa en su web de que sus productos se fabrican en Igualada, así que es 100% Made in Spain. 

¿Habéis probado los productos de Punto Blanco? ¿Cuál es vuestra opinión sobre ellos?

Información de interés:

INDUSTRIAS VALLS 1 S.A.
Avda. Balmes, 16 * Apdo 46
08700 Igualada (Barcelona)
Telf. 93 803 52 52 * 900 189 189






jueves, 9 de enero de 2014

Kemphor

El intenso trabajo de marketing de las multinacionales consigue que unas pocas marcas vengan a nuestra cabeza cuando preguntamos por determinado producto. En materia de dentífricos, hay vida más allá de Signal, Colgate y Licor del Polo. 

Un ejemplo es Laboratorios Verkos S.A., que fabrica la línea de cuidado buco-dental Kemphor. Es una empresa familiar de larga trayectoria -¡tres generaciones!- ubicada en Zaragoza. La misma calidad, la misma eficacia y precios similares, pero apostando por una empresa no sometida a la voracidad economicista de las multinacionales de la gran distribución como Unilever, Henkel, Colgate-Palmolive, Johnson & Johnson...


Después de contactar con su Departamento de Atención al Cliente, he confirmado que toda su producción se fabrica íntegramente en España, en concreto en Pinseque (Zaragoza).



Los productos Kemphor cumplen las directrices de las Buenas Prácticas de Fabricación (BPF: ISO 22716) según lo exige el Reglamento CE1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009 sobre los productos cosméticos.

Además, Laboratorios Verkos S.A. no experimenta con animales.


Como os decía, el precio de Kemphor está en el rango  habitual en cualquier otro producto de su gama, Así que sólo hay buenas razones para cambiarse a Kemphor. ¡A la cesta de la compra!

Información de interés:

Laboratorios Verkos S.A. - Kemphor
Ctra. de Logroño Km. 20,200
50298 Pinseque (Zaragoza)
Telf 976 656 970
kemphor@kemphor.com
www.kemphor.com

martes, 7 de enero de 2014

Francia o viajar para aprender sobre consumo local

Acabo de pasar unos días en Francia con mi familia. Para que el viaje resultase más cómodo y económico y puesto que viajábamos con varios niños y éramos multitud, decidimos alquilar un apartamento y hacer la compra en un supermercado cercano para hacer desayunos y cenas en casa. 




El primer día me llamó la atención la enorme bandera francesa que aparecía impresa en la caja de los cereales Nestlé junto al texto: "Fabriqué en France avec du blé français". Y no sólo eso... Di la vuelta a la caja y me encontré con un mapa de Francia indicando la ubicación de las fábricas y la afirmación de que todos los cereales Nestlé están fabricados en Francia.




Me puse a mirar los envases de todo lo que habíamos comprado y al día siguiente me acerqué al supermercado para confirmar mis sospechas: no sólo Nestlé hace gala de esta invitación al consumo patriótico, la bandera francesa y la leyenda "Fabriqué en France" aparece en infinidad de productos de todas las marcas. Tanto en el supermercado como en las tiendas de barrio, todas las frutas, pescados, y carnes están perfectamente identificados con su lugar de procedencia.




Cuando voy a la frutería en mi ciudad me siento como la petarda que en lugar de preguntar si las naranjas están dulces y jugosas intenta averiguar si son argentinas o españolas. ¡En Francia no hay que preguntarlo, te lo dicen! ¡Ooooohhhhh!!!




En el ideario español colectivo aparece la palabra chauvinismo ligada a francés. Error, pensé con la caja de cereales en la mano. ¡Bien por nuestros vecinos franceses!




viernes, 3 de enero de 2014

Esta soy yo y este es mi blog

Me llamo Laura y se me ha ocurrido la poco original idea de tener un blog personal. 



Desde hace cuatro años, publico junto con mi hermana el blog corporativo de nuestra empresa, así que era cuestión de tiempo que, conociendo ya los entresijos de Blogger y del cibermundo que se cuece al otro lado del teclado y del monitor, surgiera en mi esta inquietud.

Desde niña fui educada en la ecología por un padre que hacía a sus hijos recoger los papeles que otros montañeros y turistas tiraban en las sendas del Pirineo. Gracias papá. 

Poco a poco tomé conciencia de la necesidad de incluir el respeto al medio ambiente en los hábitos de consumo de una urbanita como yo. Por otro lado, mi querido Manuel, ingeniero pragmático y amante de la ciencia, me ayuda a ver también el otro lado de la vida verde: no por ser ecológico es necesariamente mejor. 

Fue así como un paquete de judías verdes de origen marroquí golpeó mi conciencia un día de verano en plena crisis económica mundial -cual Isaac Newton por la manzana-. ¿Qué sentido tienen comer judías verdes importadas desde África cuando las cultivan tan ricas en los huertos de Aragón? ¿Qué beneficios tendría para mi salud, para el medio ambiente y para la economía de mi entorno apostar por el consumo de productos locales y de temporada?

Comencé a leer concienzudamente las etiquetas de todo lo que compraba, a investigar las razones sociales de los fabricantes para conocer su ubicación, procedencia y código ético, a hacer listados para saber qué leche y que pantalones comprar... Después de meses dándole vueltas y de volver loco a mi marido con la lista de la compra, decidí que podría estar bien compartir el resultado de mis indagaciones. Cada consumidor tiene en su mano el poder de elegir. La diferencia entre la opción contaminante y la respetuosa suele estar en la información de la que dispone el consumidor. Así es como ha nacido Miss Eco Urbanita.

¡Bienvenidos!